898 Vistas
La fantasía de todo hombre es poder correrse dentro de su perra sin que esta se lo prohíba y disfrute del momento al máximo. Por fortuna, estas zorras no se oponen a esto, lo malo es que ellas no están al alcance de todos.