Cuando tu amiga nerd decide explorar su lado salvaje y además grabar la experiencia no la puedes rechazar. Sus enormes tetas casi hacen volar los botones de su camisa. Empezando por una buena mamada hasta la última posición del kamasutra.