La soledad es abrumadora para esta infiel mujer, pero esto no es problema para ella. Una cachonda y sexy gordita se pone unas bellas lencerías negras para luego quitar parte de ellas, manoseando su coñito peludo y termina penetrándolo con su nuevo esposo, el consolador que la llena de placer.