Está entusiasmada por el pollón que le van a meter en el culo, pero primero disfruta mientras juegan con un pene de goma y los dedos del tío afortunado. Por sus gemidos no hay duda de que le gusta el sexo salvaje hasta correrse.