En cada uno de los viajes de Marco Polo, él tenía como regla experimentar como mínimo un encuentro sexual con las nativas de cada lugar. Fue así como entre ráfagas de lujuria y desenfreno, logró tener la mayor colección de perras a su disposición.