No hay madurita más hermosa que la sexy Lisa Ann y ella lo sabe muy bien. Es por ello que cada vez que ve a un chico atractivo cerca de ella, logra conquistarlo tan fácil que el pobre no puede evitar seguir todas las órdenes de esta perra.