851 Vistas
Carol es una mujer conocida por su paciencia y entusiasmo, pero cada vez que se encuentra atorada en el tráfico infernal de las horas pico, no puede evitar caer en malos pensamientos. Es por ello que para calmar los ánimos y relajarse, esta pervertida zorra aprovecha estos momentos para acariciar su coño.