Las ansias sexuales de Kelly nunca se pueden calmar por completo, es por ello que esta nena siempre está lista para fornicar con cuanto pervertido se le atraviese. Es tanta su necesidad sexual, que ha implementado como rutina de belleza follar con su vecino todas las mañanas.