Para estas habilidosas secretarías, no hay nada más rico que esperar el final de la jornada laboral para ir directo a la oficina de su jefe y ponerse a mamar la rica polla de este pervertido. Al parecer, estas sucias perras utilizan esta estrategia para conseguir aumentos de sueldos más rápido que los demás empleados.