Para este viejo sádico no existen límites y es por ello que al conocer a la hija de su actual amante, empezó a planear la manera en cómo esta ingenua jovencita caería en su trampa sexual. Poco a poco esta perra se dará cuenta de lo mucho que este pervertido desea su chocho.