1019 Vistas
Lo único que esta perra tiene que hacer para que su esposo le compre todo lo que ella le pida, es complacerlo hasta en las más absurdas fantasías sexuales que a éste se le ocurran. Es así como esta hermosa rubia termina en un cuarto de hotel junto con este negro acuerpado y hambriento de chocho.