711 Vistas
Cada vez que este sádico observa a una sexy hembra pasar al frente de él, no puede evitar tener pensamientos obsesivos e imaginar a esas perras haciéndole reverencia mientras se preparan para ser azotadas. A pesar de sus intenciones obscuras, muchas zorras han caído en su trampa.