Pollas grandes y duras a punto de explotar son lamidas y consentidas por alguna mujer bella y pervertida. Ya sea en la boca, en su rostro o en cualquier parte de su cuerpo la leche termina embarrando a la hembra que se la gana.