En la habitación de una mujer madura puede pasar cualquier cosa. Imposible perderse este gonzo con una pechugona y un tío que quiere descubrir todos los secretos y fantasías de ella para hacérselas realidad todas en una noche, posición tras posición.