748 Vistas
Para esta perra urgida de sexo no hay nada más rico que tener la posibilidad de follar con su ardiente vecino, pero hay un problema: ella está casada. Luego de un par de meses presentándole la idea de un cuckold a su esposo, esta zorra ha logrado conseguir el permiso de este enfermo señor.