El amante de esta hermosa pelirroja está a punto de disfrutar tanto del chocho de esta perra, que tendrá que ponerla a mamar su polla para que ésta no piense que tiene el control del encuentro. Poco a poco ella irá ganando terreno y así escribirá nuevas reglas.