Ella ha aceptado jugar con él al llegar a la habitación de hotel pero ha olvidado preguntar de qué iba el juego. Atada sin posibilidad de moverse, a merced de un amo despiadado no le queda más remedio que abrir la boca mientras su amo la folla con todo lo que tiene.