Para satisfacer la fantasía sexual de su esposa de poder participar en un cuckold, su pervertida pareja ha decidido que puede realizar esta, pero con la condición de que no haya nadie más involucrado sino su gigante dildo.