Este afortunado chaval fue invitado a la despedida de soltera de una traviesa novia, pero al llegar al sitio de encuentro y darse cuenta de lo cachondas que estaban estas mujeres; él decidió poner el ambiente más caliente y darles permiso a estas perras para que hicieran con su cuerpo lo que ellas quisieran.