Desde que llegó, no le sacó la vista de encima y es que con una profesora así, es imposible. Ya que tras su fachada de intelectual, se escondía una puta sedienta de sexo.