Cubriéndose con la sombra de la noche en una oscura calle, estos tíos echan un polvo en público sin importarle que alguien pueda observarles.