Su clientela es selecta y muy exigente, y es que es el mejor masajista del mundo. Sus clientes, en su mayoría mujeres, quedan más que satisfechas con su "trabajo".